¿Que piano o teclado comprar para un niño?

Tu hijo o tu hija van a comenzar a dar clases de piano. Está muy ilusionado. El profesor te ha dicho que es muy conveniente que el niño tenga en casa un piano o, en su defecto, un teclado eléctrico donde poder practicar lo que se trabaja durante la clase. Te dirá que si practica diariamente un poco en casa el avance será mucho más rápido, el niño disfrutará más y aprenderá mucho más.

También te ha comentado el profesor que lo mejor es un «piano de verdad», pero que si no, bastará con un teclado eléctrico. Algo te ha dicho de octavas, de teclas etc. pero no te ha quedado muy claro. Por ello,

¿Cuales son mis mejores opciones?

Debemos partir por tener claro que comprar un instrumento a un niño es una lotería. Realmente no sabemos si va a ser el nuevo Mozart reencarnado o el instrumento va a estar criando polvo sin que el niño o niña le hagan ni caso. No se puede saber. Por ello, y hasta que el nuevo alumno demuestre un interés cierto por el tema, el consejo es comprarle un piano o teclado baratito.

Pero, ¿Qué tipo de piano económico me sirve?

Digamos que a grandes rasgos hay dos tipos de teclados (que nos podría valer) los teclados cortos y los teclados completos.

Los teclados cortos

suelen tener en torno a 50 a 65 teclas, las teclas son de pulsación blanda. Nos pueden valer para un inicio de estudios, uno, dos o tres años, como máximo. Tienen el aliciente para el niño (a veces la distracción) que tiene ritmos, sonidos de distintos instrumentos etc.

Con un teclado eléctrico completo, el alumno podrá cursar más años de instrumento. Llamamos teclado completo al que tiene de 76 a 88 teclas. Es un tamaño de teclado equiparable al piano tradicional. Las teclas pueden ser semi-contrapesadas o contrapesadas, imitando el peso de la pulsación en un teclado tradicional.

Finalmente, los pianos completos con mueble. Son más caros, ocupan más y normalmente no los andarás moviendo.

También puedes buscar pianos analógicos (de los de siempre, vaya) de segunda mano. Para ello, sí que te aconsejo que cuentes con la ayuda de alguien entendido que te asesore en la compra. Se venden muchos pianos de segunda mano, pero también es verdad que hay mucho piano en estado lamentable. Calcula también que al precio de compra tendrás que sumarle seguramente el transporte y la afinación. Es un dinerito.